Control de Calidad Aceites de Oliva Virgen Extra

Los aceites amparados por el Consejo Regulador deben ser vírgenes extra, de acuerdo a la legislación vigente, y al pliego de condiciones del la Denominación de Origen, que establece medidas más exigentes que la norma, limitando la acidez máxima a 0,5º. Indicar que la acidez es un parámetro químico de calidad, siendo un aceite mejor cuando más baja es, pero que no tiene nada que ver con el sabor del propio aceite. La valoración organoléptica por panel de cata del Consejo Regulador debe dar como resultado virgen extra para que los aceites se puedan envasar con la contraetiqueta numerada de la DO. Estas analíticas se repiten como máximo cada cuatro meses, para comprobar que los aceites siguen reuniendo las cualidades organolépticas para su envasado, es decir, la ausencia de defectos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies