¿Qué son las denominaciones de origen?

Las Denominaciones de Origen Protegidas son entidades que con su sello respaldan la calidad diferenciada de un producto, garantizando su excelencia y su origen. Es decir que un producto lleve un sello concreto identifica de donde procede, la relación que tiene con esa área geográfica y sus características. Asimismo ese sello sirve para evitar usurpaciones o imitaciones de ese producto, por lo que reduce el esfuerzo de compra a los consumidores al aportar a los productos amparados prestigio, seguridad y garantía.
Una Denominación de Origen Protegida se solicita a una Comunidad Autónoma cuando el producto al que representa abarca una única región y al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente cuando afecta a más de una comunidad autónoma. La concesión del sello de garantía “Denominación de Origen” la realiza la Unión Europea en base a lo establecido en una normativa, el Reglamento (CE) 1151/12, tras una exhaustiva comprobación de que efectivamente ese producto procede de una determinada zona y es de buena calidad. La autoridad europea exige a las Denominaciones de Origen que sus productos reúnan una serie de requisitos, que se recogen en un documento al que se denomina pliego de condiciones y que será la guía de obligatorio cumplimiento para esa DOP.
La misión de una Denominación de Origen es controlar que los productos que llevan su sello proceden de la zona protegida y que tiene la calidad exigida. Otros de sus objetivos son defender su nombre geográfico, que sólo podrán usar los productos que cumplen con los requisitos que se recogen en el pliego de condiciones, y realizar una promoción genérica de estos productos. Un ejemplo de la promoción que realizan las Denominaciones de Origen y las Indicaciones Geográficas Protegidas es la campaña Historias en tu Mesa, que la Asociación Origen España puso en marcha en 2017, reuniendo a 20 DOPs e IGPs, con el objetivo de promocionar estos sellos de calidad en el mercado nacional, https://www.historiasentumesa.es/

En España hay 68 DOP de vino y otras 66 figuras de calidad diferenciada de otro tipo de este producto (vino de pago o vino de la tierra) , 21 denominaciones de origen de carnes frescas, 8 de jamones, 9 de embutidos, 29 de quesos, 7 de miel, 2 de mantequilla, 19 de frutas o 24 de hortalizas. De aceite de oliva virgen extra, España tiene 29 denominaciones de origen y una Indicación Geográfica Protegida en tramitación, Aceites de Jaén. En Andalucía hay 12 denominaciones de origen protegidas de aceite de oliva, tres de ellas en Jaén: Sierra de Cazorla, Sierra de Segura y Sierra Mágina. Cada Denominación de Origen de Aceite de Oliva se diferencia de las otras por su zona geográfica, la variedad de aceituna que se utiliza para la elaboración de su aceite y las características sensoriales de sus aceites.
Una Denominación de Origen Protegida tiene muchas características similares a una Indicación Geográfica Protegida, como que se relacionan con un lugar determinado y que existe un vínculo con éste. Pero se diferencian en que en un producto con DOP todas las fases de producción se realizan en la zona geográfica definida, en la IGP sólo es necesaria que se de una fase, y que un producto con DOP el vínculo entre las características del producto y la zona geográfica en que se produce es más fuerte que en uno con IGP. Por ejemplo todo el proceso de elaboración del aceite de oliva virgen extra de la Denominación de Origen Sierra Mágina se realiza en esta comarca, desde la recogida de la aceituna de sus olivares pasando por su molturación y envasado, mientras en otro caso como el de la Indicación Geográfica Protegida Turrón de Alicante y Jijona se regula la producción del turrón, indicando la zona geográfica y las cantidades a utilizar, sin embargo la materia prima empleada, como el azúcar o la almendra no tiene por qué ser de la zona productora. Se trata por tanto de dos figuras de protección de calidad diferenciada distintas.

Los consumidores reconocerán un producto con Denominación de Origen o Indicación Geográfica Protegida a través de su sello, que identifica a todos los productos europeos que están acogidos a estas figuras de calidad.

La Denominación de Origen Sierra Mágina nació en 1997 cuando se ratificó su reglamento. Su pliego de condiciones incluye en su descripción que el producto que se certifica es Aceite de Oliva Virgen Extra obtenido a partir de las aceitunas del olivos de las variedades Picual y Manzanillo de Jaén y que sus características serán aceites de gran estabilidad, muy frutados y ligeramente amargos. Esta DOP protege un territorio de 15 municipios de la comarca de Sierra Mágina, ubicada en la provincia de Jaén.

En definitiva una Denominación de Origen Protegida es la prueba más contundente de la calidad de un producto y de su vinculación a un territorio, en el que, como es el caso de Sierra Mágina, el aceite supone algo más que un producto, puesto que es una forma de vida.