El Consejo Regulador de la D.O. Sierra Mágina apoya la manifestación para reclamar medidas contra los bajos precios del aceite de oliva

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina apoya la manifestación que han convocado UPA, COAG y ASAJA para el próximo 10 de octubre en Madrid para reclamar medidas contra los bajos precios del aceite de oliva, los fraudes y las prácticas comerciales desleales que utilizan el aceite como producto reclamo. La D.O. Sierra Mágina ya se sumó a la concentración contra la caída de los precios que se celebró el 29 de mayo en Jaén capital.
La crítica situación que atraviesan los olivareros por las pérdidas que soportan ante los bajos precios del aceite de oliva en origen se sufre especialmente en la comarca de Sierra Mágina donde contamos con olivares menos productivos al situarse la mayoría de ellos en pendiente. Además, la elaboración de aceites de oliva virgen extra de acuerdo a la exigencia y requisitos de calidad de nuestra Denominación de Origen también hace incurrir a los agricultores, almazaras y cooperativas en mayores costes, que el mercado no compensa en los niveles de precios actuales.
La D.O. Sierra Mágina comparte plenamente el objetivo con el que se convoca esta manifestación, reclamar un paquete de medidas que reactiven los bajos precios en origen y garanticen un futuro digno para las explotaciones de olivar tradicional, ya que, en pueblos de poca población, como los de nuestra comarca, donde el olivar y la elaboración de aceite de oliva es la principal actividad económica de los municipios, es la única forma de frenar la despoblación.
Asimismo, creemos que es totalmente necesario que se incremente la lucha contra el fraude, puesto que nuestros olivareros hacen un gran esfuerzo e incurren en mayores costes, como hemos indicado anteriormente, para hacer aceites vírgenes extra de calidad, que luego tienen que competir en el mercado con otros aceites que no cumplen la normativa legal exigida, lo cual supone un lastre para que posicionen su aceite y perciban la remuneración merecida.
En la línea de este problema, apostamos porque las instituciones realicen una discriminación positiva hacia el olivar de sierra, menos productivo y más caro de recolectar, como una de las diferentes actuaciones que se tendrían que poner en marcha para la defensa de los olivares tradicionales que apuestan por la calidad diferenciada, como es el caso de Sierra Mágina.