El control de la plaga de la mosca del olivo en Sierra Mágina

La comarca de Sierra Mágina es uno de los territorios afectados de forma endémica por la mosca del olivo, una plaga que afecta a la calidad de los aceites, de ahí que el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina, desde su creación, se esfuerce cada año por contrarrestarla a través de diversas actuaciones de control y tratamiento (como pueden ser el adelanto de la recolección y las aplicaciones fitosanitarias colectivas), habida cuenta de que la plaga puede tener varias generaciones anuales.
Estos tratamientos se vienen desarrollando desde antes del propio nacimiento del Consejo Regulador, siendo al principio realizados directamente por la administración. En la actualidad es el propio Consejo y sus entidades inscritas el que los contrata y dirige, con la correspondiente autorización de la Consejería de Agricultura para la aplicación aérea. La novedad de esta campaña es la realización de ensayos en diferentes municipios de zonas de tratamiento terrestre colectivas, también bajo la dirección del Consejo, para comparar los resultados y medir su eficacia.
Los daños directos que producen la mosca del olivo son la picada de los frutos y en muchas ocasiones la caída del fruto , con la consiguiente, como hemos indicado anteriormente, pérdida de calidad del aceite a producir.
El primer paso para la lucha contra la plaga de la mosca del olivo es su monitorización para determinar la evolución biológica y de los daños que se producen en el fruto, así como determinar el momento óptimo de tratamiento, en su caso. Los técnicos del Consejo Regulador desde el mes de junio, que es cuando el fruto empieza a ser susceptible de ser atacado,, llevan a cabo el protocolo establecido por el servicio de Sanidad Vegetal de Jaén y según los principios generales de Gestión Integrada de Plagas y del Reglamento de Producción Integrada de olivar. Esta monitorización consiste en establecer varias zonas o estaciones de control y muestreo de fruto, concretamente en la comarca se este año hay 45, donde se colocan dos tipologías de trampas para el control de las poblaciones y poder evaluar el estado de las mismas para causar daños; zonas que son visitadas por los técnicos del Consejo Regulador de forma periódica, normalmente por periodos semanales.
En cada una de las estaciones se determinan índices como el número de moscas por trampa y día, el porcentaje de hembras con huevos o el porcentaje de aceituna picada y de aceituna viva, con la determinación del estado de las poblaciones, huevos y fases larvarias. Los datos obtenidos en cada visita se procesan e informatizan a través del programa Triana Olivo de la Consejería de Agricultura para, en función de los resultados, los técnicos decidir si realizar una aplicación fitosanitaria aérea y colectiva, tanto en una zona individual, como en varias zonas de un municipio, o incluso de varios municipios. La decisión de llevar a cabo una aplicación está, por tanto, debidamente justificada y documentada con los datos de los muestreos.
En Mágina, como ya se ha mencionado, este año se están realizando desde el pasado 11 de septiembre, cuando los técnicos consideraron que era el momento óptimo, ensayos de aplicaciones terrestres y aplicaciones aéreas, aunque se llevaban visitando las estaciones de control y vigilando la plaga desde el principio del mes de Julio.
El producto que se utiliza es la materia activa SPINOSAD, autorizada también en agricultura ecológica y zonas de Parque Natural y único producto autorizado para este tipo de aplicaciones. Al igual que en años anteriores se prevé realizar un pase en aquellas zonas con menor presión de daños y dos pases en el resto de zonas.
Para los ensayos de tratamientos terrestres, para el cual también se ha elaborado un Plan que incluyen las condiciones del mismo, se determinaron distintas zonas en cada uno de los municipios, promoviendo que fuera una empresa o aplicador de la localidad el que lo realizara para que la inversión se quedara en la comarca y al considerar que tendría mayor conocimiento del terreno. En este caso se pueden utilizar productos fitosanitarios más efectivos que el Spintor Cebo.
En definitiva, los técnicos del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina realizan un exhaustivo trabajo para luchar contra esta plaga y garantizar así la calidad de nuestros aceites de oliva.