45683091_1006651069514017_9092939429173002240_n

¿Cuándo un aceite de oliva es realmente virgen extra?

Un aceite de oliva Virgen Extra es un auténtico zumo de aceituna de calidad, y para conseguirlo hay que cuidar muchos factores. El primero de ellos es el cuidado del olivar durante todas sus fases o estados fenológicos, una tarea de la que los olivareros de Mágina son muy conscientes y en la que también interfiere la meteorología. El segundo es el momento de recolección más adecuado (cuestión que tratamos en un artículo anterior) y que está relacionado con la maduración del fruto. En los últimos años se ha fomentado el adelanto de la recolección precisamente para acercarse a ese punto óptimo de maduración, pero también para evitar las inclemencias meteorológicas propias del invierno, las heladas, que provocan que se quemen los brotes, los frutos se sequen y se caigan. Una esmerada recolección es asimismo clave para obtener aceite de oliva virgen extra. Es esencial que se recoja por una parte la aceituna de vuelo, la que se consigue directamente del árbol, y por otra la del suelo, que posiblemente esté estropeada. Asimismo se debe transportar la aceituna a la almazara en remolques para evitar el aplastamiento de la aceituna y en el menor tiempo posible. Una vez en el molino, será trabajo del personal del mismo separar las diferentes calidades de la aceituna, molturar el aceite a menos de 27º, decantar y filtrar el aceite en las mejores condiciones y envasarlo en envases que protejan al aceite de la luz.
Una vez que el aceite se ha producido, su calidad determinará si es Aceite de Oliva Virgen Extra o no. Y la determinación de si un aceite reúne o no esta calidad corre a cargo por una parte de los análisis físico-químicos realizados en un laboratorio que miden su calidad técnica y por otra parte, de un panel de cata que determina las características organolépticas del aceite tras analizar a través del olfato y el gusto la percepción que tienen del mismo, la vista no participa en la cata, de ahí que las copas de catar sean azules. El método de análisis sensorial o panel test, que permite diferenciar atributos positivos y defectos en el aceite, está desarrollado por el Consejo Oleícola Internacional y reglamentado por la Unión Europea para todos los aceites de oliva vírgenes, y es la principal herramienta para diferenciar el virgen extra, del virgen y del lampante
Técnicamente el Aceite de Oliva Virgen Extra tendrá una acidez menor a 0,5º y al gusto, es decir a determinación del panel de cata, tendrá al menos un frutado de dos puntos y no se le apreciará ningún tipo de defecto (atrojado, humedad, avinagrado, rancio,etc). En un panel de cata, formado por un equipo de 8 catadores que siguen la normativa del Consejo Oleícola Internacional, el valor estadístico denominado mediana de los defectos de un aceite debe ser 0 para que el aceite sea virgen extra.
Cuando se detecta un ligero defecto a un aceite, su frutado es mayor a 0 puntos y su acidez es menor a 1,5º se considera Aceite de Oliva Virgen.
La siguiente tipología de aceite es el “Lampante” cuyos defectos, de medios a intensos, lo hacen no apto para el consumo y que tras ser sometido a procesos químicos para eliminar sus defectos se convierte en “Aceite de oliva refinado” que a su vez, se mezcla con aceite virgen para comercializarse bajo el nombre a secas de “Aceite de Oliva”. Por último el Aceite de Orujo de Oliva se obtiene mediante la extracción del alpeorujo resultante en la almazara mediante procesos químicos.
En definitiva, sólo los Aceites de Oliva Virgen Extra y Virgen son zumo de aceituna natural, el resto de tipos son el resultado de que el aceite pase por diferentes procesos químicos.
El papel de las figuras de calidad diferenciada con reconocimiento europeo, entre ellas la Denominación de Origen Sierra Mágina, es garantizar al consumidor, a través de su sello, que un aceite de oliva es Virgen Extra y que para ello realiza un estricto control de calidad a través de sus laboratorios y de su propio panel de cata. La D.O. certifica además que todas las fases de producción de su producto se realizan en un territorio determinado, en este caso Sierra Mágina. En España sólo existen 29 denominaciones de origen de aceite de oliva virgen extra.
En definitiva, el consumidor podrá adquirir un Aceite de Oliva Virgen Extra de la Denominación de Origen Sierra Mágina con la total seguridad de que reúne los requisitos de calidad para ser considero como tal.

Write a comment